Magnifica entrevista a la secretaria nacional de actas.

Categorías: 
Entrevistas

EL DÍA, Tenerife

María Oliva Pino Tejera, secretaria nacional de Actas y Relaciones Institucionales del Partido Nacionalista Canario (PNC) -cargo en el que sustituyó al fallecido Juan Manuel Reverón-, asegura que todos los canarios "tenemos que reconocer" que el futuro de "nuestra tierra" no es otro que la definitiva articulación de la nación canaria. No obstante, precisa que este proceso hay que hacerlo por escalas, sin dar saltos al vacío.

-Los nacionalismos sufrieron un ligero retroceso en la última cita electoral. ¿Cuál es el estado actual del nacionalismo canario?

- El nacionalismo canario ha perdido gran cantidad de votos y estamos en un momento de poca conciencia nacionalista, tal vez por culpa de nosotros mismos, que no hemos sabido transmitir nuestras ideas. De todas formas, para mí y para mis compañeros del PNC el nacionalismo canario es una cuestión de sentido común y es una pena que no hayamos podido transmitir a la sociedad esta idea tan clara. No es una simple ideología, sino una cuestión de sentido común porque la existencia de una utópica nación canaria no puede ser ignorada por ningún canario -considerando canario a todo el que vive, trabaja y está en Canarias-. Ningún canario puede obviar nuestra situación geográfica, nuestra Historia, porque nos avalan como una auténtica nación. De hecho, podríamos ir a citas de autores importantes como Herder, que hace 200 años decía que "mientras la política crea los estados, la naturaleza crea las naciones". Realmente, la naturaleza en Canarias nos ha creado como nación. Es como si hubiese estado pensando en nosotros cuando dijo esa frase. Por otra parte, desde el punto de vista de la historia, está claro que somos una nación con todas las de la ley. Nos avalan muchísimos argumentos, entre ellos los de José Viera y Clavijo, nuestro ilustre historiador y naturalista, quien en el siglo XVIII decía en "Noticias de la historia general de las Islas Canarias" que "puede concluirse de buena fe que los primitivos isleños de Canarias formaban un cuerpo de nación original". Estas palabras son demoledoras y definitivas porque, previamente, él hacía toda una argumentación estudiando los usos y las costumbres, la religión, el genio y el carácter de los habitantes indígenas de las Islas Canarias. Esto es tan definitivo y tan importante que todos los canarios tenemos que reconocer que el futuro de nuestra tierra no es otro que la definitiva articulación de la nación canaria. Por eso, en estos momentos de horas bajas de los votos nacionalistas, tenemos que hacer un esfuerzo por convencer a los conciudadanos de todos estos argumentos.

-¿Pero cómo se definiría esa relación de la nación canaria con el Estado español?

-En el último congreso del PNC se aprobó una ponencia que reconoce que el nacionalismo tiene como fin último la construcción nacional. Pero, al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que la ecuación matemática de una nación igual un estado es una ecuación que existe y es cierta, pero es una ecuación con escalas que hay que irlas pasando paso a paso. En este momento no toca dar saltos al vacío, pasos precipitados. Estamos en una etapa en la cual el proceso de construcción de la nación canaria debe disponer de una agenda realista, con un sentido inteligente, práctico y adecuado a los intereses de nuestro pueblo, del tal forma que el derecho al autogobierno pleno se desarrolle en consenso con el Estado español y no con la oposición de éste. Todo esto tiene que ser dentro de un programa nacionalista progresivo. En primer lugar sacar adelante un Estatuto de Autonomía que nos reconozca todas las competencias posibles contempladas en el artículo 150 de la Constitución y, en ese punto, luchar por arrancarle al Estado español un contrato político que contemple un estatus de cosoberanía. En este punto de la hoja de ruta estaríamos en una etapa de autogobierno pleno con una cosoberanía con el Estado que podría integrarse en una España que fuese un Estado federal.

-Entiendo que esto está incluido en aquellas afirmaciones que hizo durante la campaña electoral en las que hablaba de la patria canaria...

-Por supuesto, pero en este momento el PNC no comparte la prisa de algunos independentistas ya que este proceso tiene que ser un proceso por escalas y sin saltos en el vacío.

-Esta semana, CC ha anunciado que valora el acuerdo con el PNC y lo ha puesto como un ejemplo hacia la confluencia nacionalista. ¿Cree que esa confluencia es la única manera de afrontar el futuro?

-Efectivamente, y también se valoró en el X Congreso del PNC, cuyo lema fue "Por la unidad". Esta unidad es en referencia la unidad de las fuerzas nacionalistas canarias. En este momento, con lo que se nos ha venido encima de crisis económica, de crisis en materia de inmigración, en materia energética y transportes, no están los partidos nacionalistas como para estarse peleando por matices. El PNC piensa que la unidad nacionalista debe fundamentarse en un convencimiento ideológico que vaya en aras del fortalecimiento y la consolidación de nuestro pueblo como nación; nación que sea capaz de tomar sus propias decisiones, sin tutelajes ajenos, no sólo para relacionarse con el Estado español, sino también para relacionarse más allá de nuestras fronteras. En este sentido, no podemos hacer otra cosa que tender hacia la unidad nacionalista porque si no estamos condenados al fracaso y a la desaparición. Es nuestro deber pensar que podemos consolidar una auténtica unidad institucional de Canarias, no basada en divisiones ni en insularismos, sino contando todos con todos como un solo pueblo, sin rivalidades.

-En ese sentido, ¿es partidaria de que todos los partidos nacionalistas confluyan bajo las siglas del PNC?

-Las siglas podrían ser, incluso, lo de menos, porque, ¿por qué íbamos nosotros a constituirnos en los líderes de esa posible unidad? Efectivamente, el PNC tiene unas siglas muy limpias y bonitas, de las que estoy orgullosa de pertenecer. Después de 84 años el partido ha demostrado que es una formación limpia, y que puede llevar a cabo cualquier misión que se le encomiende con toda la transparencia posible. Pero de ahí a exigir o a pretender que todos se plieguen a los dictados del PNC pues no tiene por qué ser. Sería muy bonito, pero no tiene por qué ser obligatoriamente. Ahora sí, es nuestra responsabilidad, como partido nacionalista más antiguo de las Islas Canarias, intentar que todas esas corrientes confluyan en un objetivo común.

-¿Cree que Coalición Canaria ha defendido con integridad los intereses de los canarios? Porque mucha gente los acusa de haber actuado con tibieza frente al Estado.

-En el PNC se valora el acuerdo con CC. En ese acuerdo se tomaron como base los principios ideológicos del manifiesto "Nuevo siglo" del PNC y, efectivamente, CC asumió una gran cantidad de esos supuestos ideológicos. A partir de ese momento muchas de las manifestaciones que se han hecho a través de sus líderes estaban impregnadas de esos principios ideológicos del nacionalismo del PNC. Con respecto al resto del cumplimiento del pacto estamos satisfechos, aunque como en todos sitios hay pequeños problemillas que se van hablando y solucionando. Pero, en conjunto, el balance es positivo.

-¿Pero no debería ser más beligerante la actuación de CC con el Estado?

-Es cierto que, al igual que existe un caso catalán o vasco, el caso canario o la cuestión canaria no existe porque no tenemos la fuerza nacionalista suficiente. El nacionalismo actual canario no tiene la fuerza suficiente en el Parlamento español como para plantear esa cuestión, de tal forma que no nos sentimos respaldados, el nacionalismo no tiene la fuerza suficiente como para llevar esos asuntos adelante. De hecho, creo que el Estado español nos trata con desprecio.

-Sobre este aspecto, han asegurado que la consideración de Canarias como región ultraperiférica no cabría en el marco jurídico-político que se avecina. ¿Por qué?

-Porque tanto catalanes como vascos están pidiendo una cosa semejante a la que pedimos nosotros, pero con mucha más fuerza y contundencia que nosotros. En ese nuevo marco político que se avecina en España es incompatible la consideración del Archipiélago como región ultraperiférica. No tenemos nada que ver con los territiros de ultramar franceses. ¿Por qué estamos pensando todavía en que debemos ser una región ultraperiférica? ¿Porque estamos pensando en recibir los fondos europeos? ¿Sólo por eso, o lo que se pretende es que sigamos siendo una región ultraperiférica no sólo de Europa sino también de España? Porque si es así preferiríamos que se dejara de considerar a Canarias en ese sentido, y si hubiera que recibir fondos europeos, que se busque otra vía.

-Ha afirmado que en Canarias hay poca conciencia nacionalista. ¿A qué es debido?

-Estamos inmersos en un proceso de amedrentamiento, de desculturización desde hace 500 años. Desde el punto de vista de los poderes centralistas siempre se ha intentado que el canario no exprese esos sentimientos nacionalistas, y con el tiempo ha ido calando en la sociedad. La sociedad no es capaz de expresar esos sentimientos. No obstante, también han tenido parte de culpa los propios nacionalistas, que no hemos podido o no hemos sabido llegar a ese gran público.

-Ahí radica entonces la falta de apoyo en las urnas.. .

-Efectivamente, tendríamos que ser capaces de convencer a nuestros paisanos de la bondad de los planteamientos que estamos haciendo.

-Por cierto, ¿se podría decir que tras el congreso de Coalición Canaria comenzará una nueva etapa para el Archipiélago canario teniendo en cuenta que puede ser el comienzo de esa confluencia nacionalista esperada?

-Eso sería hacer política ficción, y, además, sería opinar de cuestiones ajenas a mi partido. Ellos tienen que establecer su línea ideológica, y una vez que lo hagan, ya la analizaremos. Pero en este momento no estoy en disposición de vaticinar nada.

Sí rotundo a la Policía Canaria

Preguntada por las críticas que ha recibido el Gobierno autónomo por la implantación de la Policía Canaria, Oliva Pino remarca que "desde el nacionalismo estamos de acuerdo con que exista una cuerpo policial autonómico", porque, según remarca, "es impensable un verdadero autogobierno sin tener una hacienda propia, una justicia propia y una policía propia". La representante del PNC remarca que desde su partido propugnan una policía "profesionalizada, motivada y arraigada, desde el punto de vista nacionalista, porque sería gente nuestra que conoce nuestros problemas, nuestra idiosincrasia y es más cercana". No obstante, Pino reconoce que "el momento ahora es crítico, que estamos en una situación muy difícil", pero recuerda que hasta hace dos meses el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, no reconocía esta situación. Por ello, la secretaria nacional de Actas del PNC se pregunta que "si este proceso comenzó hace dos meses, ¿cómo iban a adivinar los responsables de poner en marcha el proyecto de la Policía Canaria este derrumbamiento tan rápido de la economía?" "No quiero disculpar a nadie, pero me parece un paso adecuado impulsar el cuerpo policial dejando a un lado el que sea o no el momento más oportuno", sentencia.