Entrevista

Se habla de: : 
Juan Manuel García Ramos
Categorías: 
Entrevistas

Aunque muchos lo provocan, no habla mal del Partido Popular ni a tiros. Con amigos hasta en el infierno, este hombre de letras implicado en política vuelve a intentar, junto a CC, CCN y quien quiera apuntarse, la unidad del proyecto nacionalista reconociendo que una vez y otra ha fracasado ese objetivo más allá de la aritmética parlamentaria.

- Nunca ha abandonado la retaguardia política, ¿le apetece regresar a la primera línea?

- Por ahora no. De hecho, cuando en 2006 firmé el acuerdo con CC vi que los nombres y los apellidos estorbaban mucho las relaciones y di un paso atrás, seguí con la organización política pero no en puestos institucionales.

- ¿Se le ofrecieron?

- Sí, claro. Lo hizo el presidente, Paulino Rivero, pero creí que era el momento de quedarse detrás. Soy profesor de la Universidad de La Laguna y en ello estoy.

- ¿Qué hubiera sido distinto con una mayoría nacionalista en el Parlamento, sin necesidad del PP?

- Me gustaría insistir en que el PP ha sido muy leal con CC. Evidentemente, soñar está permitido y mi sueño es una mayoría nacionalista que nos permita desarrollar lo que yo considero una acción de gobierno nacionalista, con mayor capacidad de autogobierno, mayor capacidad para legislarnos y esto no ha sido posible porque el PP tiene sus consignas y su manera de llevar las cosas. El objetivo nacionalista que tenemos más próximo es sacar adelante un nuevo Estatuto de Autonomía. Estas Islas necesitan un autogobierno más fuerte, con más creatividad y capacidad de decisión y los partidos estatalistas, CC y PP, siempre han estado impidiendo que esto fuera posible.

- Hay quien cree que CC hace lo mismo que si no estuviera gobernando con el PP, podrían seguir así...

- No. Entonces el vuelo sería muy corto. Debemos ser más ambiciosos, tener una Hacienda propia, una Justicia propia, capacidad de relación con los paìses del entorno, un régimen interior propio...

- No menciona usted usted el soberanismo. ¿Un nacionalismo del siglo XXI debe renunciar a él?

- El concepto de soberanía en estos momentos me parece muy relativo, hasta las naciones europeas van renunciando a una moneda propia, a un ejército propio... ¿Dónde empieza o acaba el concepto de soberanía?. Estamos en estructuras estatales y supraestatales que limitan una serie de libertades de las que antes disfrutaban esas naciones. Diría que, más que de independencia, estamos en tiempos de interdependencia, hay que dialogar con otras estructuras como España y Europa disfrutando de las mayores capacidades de decisión propias. Tenemos dos contratos políticos firmados: uno es el Estatuto de Autonomía con España, que hay que perfeccionar, y otro con Europa, que corresponde al Posei y al Tratado de Amsterdam. Hablar de independencia absoluta o de soberanía absoluta es una quimera.

- ¿Antonio Cubillo tendría cabida en ese llamamiento a la unidad del nacionalismo?

- Es mi amigo y le admiro, pero se niega a hablar con rigor. No me refiero a él, pero sí me sorprende el desprecio que esos otros independentistas de nuevo cuño muestran a los nacionalistas de siempre, que no hemos estado en esto como en un laboratorio de ideas sino confrontándonos con nuestro pueblo, intentando divulgar nuestra ideas para convencerlo, no para vencerlo.

- Esto de hacer un llamamiento a la unidad nacionalistas ya es un clásico en Canarias ¿de quién partió la idea esta vez?

- Sí, es un clásico y puede que hasta un lugar común. No fue de nadie, es un deseo que siempre ha habido. Desde que la aritmética parlamentaria la hizo necesaria, intentamos que también fuera una convicción ideológica y la verdad es que lo único que hemos hecho ha sido fracasar. En ese reto estamos.

- La brecha entre el nacionalismo tinerfeño y el grancanario parece muy profunda. ¿Se superará?

- En estos momento estamos en diálogo, y estamos en diálogo hasta con los que aparentemente parecen más negados al mismo. Esperemos que fructifique.... No puedo avanzar más.

- ¿La ideología común está por encima de que pillen a todo un presidente del Gobierno pidiendo favores personales para un familiar?

- Todos somos humanos e intentamos echar una mano a todo el mundo. Las conversaciones telefónicas deberían ser íntimas y me molesta mucho que haya sistemas que están espiando de manera tan vergonzosa. Y soy consciente de que estoy pinchado como presidente del PNC y estar pinchado por el Estado me parece una vergüenza, mientras que pedir un favor para un familiar es algo humano.

Desgana hacia las críticas y adepto a la literatura

Juan Manuel García Ramos fue consejero de Educación del Gobierno de Canarias y diputado en el Parlamento regional. De eso hace muchos años. Pero alguna sorpresa electoral en 2011 podría devolverlo a primera línea de la trinchera institucional por mucho que diga resistirse. Sin embargo, cada día le gusta menos criticar y que le critiquen, algo que parece el pan y la sal de la política. Hombre de solidez intelectual, no se siente español sino canario, pero parece dispuesto a negociar lo que haya que negociar si es a favor de mayores cuotas de autogobierno para el Archipiélago. Hacia el presidente canario, Paulino Rivero, confiesa sin rubor "admiración ante alquien que se ha hecho a sí mismo".