Seguridad y Policía Canaria a Debate

Categorías: 
Artículos

Como cada semana, hemos realizado el Debate “Día del Afiliado”, donde una vez tratados en semanas pasadas  temas tan importantes como: el territorio nacional canario, la educación o el turismo en Canarias. Esta vez le  ha tocado el turno, a un tema de candente actualidad, como es la Seguridad en Canarias, y a los primeros pasos de la policía canaria tras las oposiciones de los primeros 50 mandos realizadas en Septiembre.

Importante la seguridad en estos meses, en los que han crecido notablemente los delitos, (sobre todo en la provincia oriental), consecuencia directa de la delicada situación económica, y de causas tan criticadas por el PNC, como la superpoblación en territorios insulares de por sí, con recursos escasos. Ya que por ejemplo, mientras que Fuerteventura soporta un 60% de paro, la Gomera apenas llega al 15%;  y en la provincia oriental los delitos han aumentado un 9% frente al 1% en la provincia  Occidental.

Tras esta introducción empezó el Debate, reconociendo que la solicitud de mayor seguridad pública, se está convirtiendo en una demanda social real, en las islas debido al crecimiento del número de delitos y a su tipología producto de la coyuntura actual, destacando los robos, hurtos y robos con fuerza.

A esto se sumaron los datos aportados, tanto por el Ministerio del Interior por medio de la Delegación del Gobierno, y los datos plasmados en la memoria anual de 2008 de la Fiscalía de Canarias; en los que se resalta el aumento de las diligencias incoadas, y procedimientos penales con respecto al resto del Estado. Aunque, eso sí con ciertas contradicciones respecto a las cifras de unos y de otros, por supuesto las del gobierno del Estado sensiblemente menores. Ya que utilizan la  tasa de criminalidad, (como cociente entre delitos y faltas, por habitantes), que les benefician en este caso.

 Es incomprensible, que mientras la Fiscalía de Canarias, que recibe los datos de las fiscalías provinciales, desde primera línea suscribe un aumento del 10% en la provincia oriental, para la delegación del gobierno la tasa de criminalidad se ha mantenido; haciendo ver a la opinión pública que la seguridad en las islas sigue igual. Se matizó que puede ser porque, un porcentaje importante de denuncias se archivan y que para evitar ese baile de cifras, el gobierno canario, pretende crear un observatorio de la seguridad para dar datos más cercanos.

Tras esta matización y partiendo de estos datos objetivos, aportados por organismos públicos y dejando atrás cualquier análisis subjetivo, en que se suele caer al tratar estos temas. Se reconoció que más allá de la percepción, mediatizada de inseguridad en la que muchas veces caemos, por los titulares sensacionalistas o la difusión “alarmante” de los sucesos. Canarias, ha experimentado con los datos en la mano, el mayor crecimiento de la delincuencia del Estado español, llegando al 10% en 2008.

Sin poner en duda la efectividad de los cuerpos de seguridad, a los que se les destacó por la gran labor realizada en los últimos años, a pesar de las escasez de medios técnicos, (incluyendo patrulleras estropeadas y cuarteles faltos de pintura), y humanos por el incumplimiento sistemático del aumento de efectivos previstos y recogidos en los catálogos de la policía desde el año 2000. El déficit de 1.400 policías termina haciéndose notar, en un archipiélago que ha aumentado su población de manera exponencial, desde la pasada década.

Es por esta razón, por la que se ve con buenos ojos, la creación y puesta en marcha actual de la policía canaria; que siempre ha estado entre nuestras propuestas políticas, y que forma parte de nuestro Manifiesto Nuevo siglo XXI. Y a la que tanto se ha opuesto el PSOE y el PP, hasta que por intereses políticos han tenido, que claudicar; toda vez que en las distintas CC.AA donde gobierna ha apoyado modelos sustitutivos de las Fuerzas del Estado o en Comunidades como la Gallega o Baleares, en las que se encuentran en proceso de creación.

Canarias, tiene además suficientes motivos como para reclamarle al Estado la financiación, que por ley nos corresponde para garantizar la seguridad tanto a los 2 millones de Canarios, como a los 10 millones de turistas de los cuales depende nuestra economía.  No es un despilfarro, como apuntan los miembros/as del PSOE en Canarias, es una necesidad que por desgracia se acrecentará si la crisis no merma. Además, parece curioso que sean tan virulentos, los socialistas canarios cuando la aprobación de una policía canaria, estaba en su programa electoral. En cualquier caso, se resumió que hay argumentos más que suficientes, como la situación geográfica de canarias, nuestra condición de frontera sur de europa, y el valor que para los turistas tiene el factor seguridad.

Se hizo un repaso del proceso de creación de la policía canaria, que se "valoró como un gran logro del gobierno nacionalista de CC-PNC", y que gracias a la ley 2/2008 de creación del cuerpo general de la policía canaria conseguirá desde ahora hasta 2020 poner en la calle a 1.700 efectivos de la policía canaria, que junto con los 3.400 policías locales conformaran el sistema público de seguridad ciudadana que Canarias demanda. Una policía profesionalizada, formada en la academia canaria de seguridad, enraizada en los pueblos, dotada de los mejores medios, motivada y que al igual que han demostrado otros cuerpos locales en Canarias, consiga reducir el número de delitos, y asemejarnos al modelo de policía complementario de Navarra, en el que ha quedado patente el reducido número de delitos.

Finalmente, se apuntó que el éxito de la Policía Canaria dependerá de muchos factores, entre los que destaca el cumplimiento de las responsabilidades del Estado para el desarrollo del derecho a una policía propia, como aparece en nuestro Estatuto de Autonomía, sobre todo en la segunda fase de despliegue territorial a partir de 2011.  Y otro tan importante, como la reclamación en paralelo al Estado, de todas las competencias que por ahora son exclusivas del mismo, y que afectarán al desarrollo del trabajo de la policía canaria: como el reconocimiento de las aguas interinsulares para asegurar la seguridad entre las islas y controlar mejor el tráfico ilegal, la inmigración, etc… Estos dos factores son clave, para que nuestra policía canaria, este a la altura de los cuerpos de seguridad, que se han creado en otras comunidades autónomas con menor índice de delincuencia.

Es responsabilidad de todos los canarios, solicitar más seguridad por que en ello va nuestro bienestar social, la mejora de nuestra convivencia cívica y la construcción de una Canarias más segura, y por tanto más próspera.

Comité Organizador “Día del Afiliado”