PNC:89 Años.

Autor: 
Juan Jesús Ayala
Categorías: 
Artículos

F ue en la Habana, un 30 de enero de 1924, cuando, por unos emigrantes canarios, se funda el PNC, siendo su primer presidente José Cabrera Díaz, el cual había asumido las proclamas ideológicas de Secundino Delgado desde los comienzos del Partido Popular Canario, y que, de un independentismo inveterado, pasó a un autonomismo amplio y consolidado, visto lo que había sucedido con Cuba, que de estar bajo el yugo español fue pisoteado por la bota de los EEUU.

Quizás sea una fecha para recordar todas las vicisitudes por la que ha pasado nuestro partido desde su fundación, el congreso constituyente de Bajamar, en 1982, hasta hoy donde se ha reafirmado su lealtad nacionalista para esta tierra, así como con los compromisos políticos adquiridos.

Y no solo recordar acontecimientos que siempre llevan dentro de sí el protagonismo de personas sino aquellas que con su dedicación, esfuerzo y entusiasmo han hecho posible que el PNC continúe en el camino del nacionalismo, siendo un referente indispensable sobre el cual debe descansar cualquier motivación que vaya a fortalecer la unidad nacionalista. Unidad que debe ser una constante en la voluntad del nacionalismo canario, sin la cual no se avanzaría hacia la construcción nacional canaria, y si no se transita por ese camino sería una defraudación para un pueblo que mira al nacionalismo como una posibilidad y un mejor sendero para que Canarias se engrandezca, dejando atrás rémoras y tufillos colonialistas que, emboscados, desvirtúan la realidad de las Islas. Nuestro partido ha asumido la cosoberanía como primer paso dado que si la voluntad del pueblo pretende ir mas allá estar en los albores de esa codecicion. Y cuando los nacionalismos están pujantes, comprometiendo al poder central a la busqueda de soluciones territoriales desde Canarias, no se puede estar de espaldas a lo que se avecina e ir hacia la unión nacionalista que paradójicamente se encuentra instalada en la tardanza y lejos del cobijo del PNC. El PNC no ha perdido su sitio en la historia y continúa pensando que Canarias debe constituirse en sujeto histórico, en protagonista de su historia y no ser testigo mudo de la misma. Si fue en La Habana, un 30 de enero de 1924, hoy las necesidades de este pueblo son parecidas a las de entonces. Por eso, ahora como antes, el PNC no ha abandonado su estructura ideológica ante un pueblo sometido a un proceso de aculturización y desdibujamiento identitartio que hay que rescatar, y eso solo se podrá hacer desde el nacionalismo del PNC, que debe ser apuntalado por las demás organizaciones nacionalistas y tal vez esta fecha conduzca a esa reflexión que será el mejor homenaje que se haga al nacionalismos canario. *Presidente insular y vicepresidente nacional del PNC