Encuestas: CC 1ª fuerza; la aportación del PNC

Autor: 
Juan Jesús Ayala
Categorías: 
Artículos

Encuestas: CC 1ª fuerza; la aportación del PNC

D.Juan Jesús Ayala

Presidente Insular del PNC

LA ENCUESTA sobre intención de voto que ha salido recientemente en un medio de comunicación de las Islas, donde se ha recogido la opinión de un amplio número de personas, ha sorprendido a más de uno que andaba muy ufano frotándose las manos porque suponía -eso era lo que rondaba- la caída del voto de CC (no olvidemos que se fue a las elecciones con las siglas CC-PNC), con lo cual era ostensible que se iba a quedar relegada al tercer puesto, tras el PP y el PSOE. Pues no. Resulta que el nacionalismo de CC-PNC, si en estos momentos se verificaran las elecciones, obtendría entre veintidós y veinticuatro diputados al Parlamento, constituyéndose en la primera fuerza política de Canarias.

Cuando se va en coalición a unas elecciones de forma coyuntural, que no es el caso, esto se traduce prácticamente en no decir nada, es salir del paso y apenas tiene relevancia, porque es forzar los acontecimientos, y estos, como hemos visto, tienen su tiempo. CC-PNC, en las elecciones de 2007, concurren con un programa ideológico nacionalista claro y un acuerdo programático refrendado el 28 de julio de 2006 con unos objetivos en este sentido, concretos y que ambas organizaciones, cada una desde los diferentes ámbitos de actuación y responsabilidad política, han colaborado para lograr y estar en el camino de otros irrenunciables como pueblo, como nación y como entidad político-administrativa muy diferenciada.

El Gobierno ha ido, en el transcurso de la legislatura, asumiendo más cotas de autogobierno, como son las políticas activas de empleo, con las bonificaciones a las empresas de las cuotas de la Seguridad Social; trasferencias de algunas competencias de la Inspección de Trabajo; gestión de los parques nacionales canarios; reconocimiento de las aguas canarias, que es el inicio de una gestión que se supone ardua y complicada, a la vez que se está elaborando un estudio para verificar el impacto que la superpoblación tendría en las Islas y saber la carga poblacional adecuada para un territorio frágil como el nuestro, estableciendo un correcto balance territorio-población, y la creación de la policía y televisión autonómica. En definitiva, adelgazar el Estado e ir asumiendo el máximo de competencias.

El trabajo que ha tenido que realizar el Gobierno en los escenarios de la política, con toda la dificultad que esto encierra y operando en un terreno complicado y desfavorable económicamente, ha sido óptimo y le ha permitido mantener el tipo. Y en esta coyuntura y en el compromiso de arrimar el hombro hemos estado tanto CC como PNC; desde los ayuntamientos y tagoror en los que el PNC tiene representación, donde su labor se ha desarrollado con exquisita lealtad y plena dedicación, anteponiendo por encima de todo no solo la gestión, sino el estilo nacionalista; lo mismo en el Cabildo de Tenerife y en aquellos departamentos del Gobierno en donde hemos tenido tareas que realizar no hemos dejado de seguir la ruta marcada y no perder de vista todo aquello que pudiera identificarnos como nacionalistas y enaltecer por ese lado la concepción de esta tierra como una nación en busca de un Estado.

Quizás es ahí donde más ha influido el PNC en la proclama ideológica de CC: marcarnos la meta de una cosoberanía como primera intención política que se asume actualmente desde CC, lo que no solo debe estar en las bases de un nacionalismo moderno, sino eficiente, dejando atrás viejas concepciones insularistas que dificultan la estructura de un territorio como nación.

La idea del PNC de conceptualizar Canarias como un territorio sin fisuras que debe caminar por la senda de un nacionalismo consecuente, dejando atrás resabios insularistas y tener una concepción universal de las Islas, se ha ido paulatinamente incorporando a las propuestas político-ideológicas de CC, y que establezcan y digan sin tapujo alguno que Canarias es una nación (con todas las consecuencias que esto conlleva) y que el camino no ha hecho más que empezar y sobre el que hay que profundizar y seguir trabajando codo con codo.

Ante los acontecimientos que se están viviendo con el envoltorio sociológico-político de convulsiones o de revoluciones populares en gran parte del continente africano, hay que pensar que si bien se han esgrimido cuestiones de mera supervivencia en países esquilmados, donde llevarse un mendrugo de pan a la boca es un lujo, también han levantado la voz exigiendo democracia, nuevas Constituciones y un nuevo marco de convivencia donde está implantada y toma presencia fundamental la ideología, que es la que mueve el desarrollo de los pueblos. Sin ideología, los pueblos caminarían a trompicones, sin un rumbo determinado, sin saber a dónde ir.

Con lo anterior quiero decir que si bien CC tiene el poder que tiene por su implantación en las Islas y representación política en las diferentes instituciones, el PNC, desde una historia plenamente reivindicativa para Canarias que empieza en Cuba el 30 de enero de 1924, con trayectoria fiel que ha caminado y continúa haciendolo por la vía de un nacionalismo consecuente, ha sido el referente obligado y el que ha impulsado su ideología, que paulatinamente ha sido asumida por la dinámica política de CC, lo que indudablemente ha dado origen al aumento de la aceptación del voto de CC-PNC. Si CC ha contribuido con su presencia en el gobierno, ayuntamientos y cabildos desarrollando su gestión, el PNC ha aportado no solo la colaboración en ese trabajo, sino ser, como dijo el presidente Rivero, "el faro que da luz y guía con su soporte ideológico nacionalista a CC".