El caso de Guía de Isora ¿Un modelo a seguir?

Categorías: 
Artículos

EL CASO DE GUÍA DE ISORA ¿UN MODELO A SEGUIR?

     Últimamente ha salido en la prensa, alguna que otra opinión sobre las relaciones entre el PNC y CC. Es un debate que se ha convertido en cíclico, pues prácticamente cada vez que estamos en periodos preelectorales salen estos debates, debates que por otro lado, en la mayoría de los casos son inertes, pues nada cambia el panorama político entre ambas formaciones, al menos hasta ahora. No obstante dicen algunos que en ambos partidos hay personas que recelan de los dirigentes del otro partido.

     Si miramos bien a nuestro alrededor veremos que prácticamente toda la ciudadanía es nacionalista, se siente nacionalista o actúa como tal, sin embargo ¿qué pasa entonces para que el mensaje de los partidos nacionalistas canarios no llegue a la ciudadanía? Posiblemente parte de la culpa esté en la atomización nacionalista, lo que conlleva a un daño colateral para todos los partidos de esa ideología. En todos los partidos veremos militantes modélicos, militantes oportunistas y militantes nefastos, lo mismo ocurre con sus dirigentes, con la peculiaridad de que los partidos son el reflejo de las actuaciones de sus dirigentes. Si dirigentes de CC recelan de dirigentes del PNC es legítimo pero no es correcto, entre otras cosas, porque entre ambas formaciones existe un acuerdo firmado por escrito que obliga a ambas partes a cumplir lo firmado. Por esa misma razón tampoco tiene sentido el recelo hacia CC de militantes del PNC.

     Parece que no todos los sectores de ambos partidos se encuentran en esa situación, si bien hay zonas perfectamente localizadas donde gobiernan alcaldes de CC que a veces no son capaces de ver la realidad política más allá del egocentrismo personal, y esto ha traído reticencias por querer hacer valer sus intereses (personales en la gran mayoría de los casos), por encima incluso de la opinión de los dirigentes orgánicos de su propio partido.

     Es posible también que militantes del PNC no hayan sabido acercarse a estos políticos de CC, ganarse su confianza, aunque también es verdad que acercarse a un alcalde hoy en día es muy difícil, salvo contadísimas excepciones. Sin embargo tanto los militantes de CC como los del PNC se deben a unas reglas del juego que están establecidas desde la introducción de la democracia en España y estas reglas por las que se rige el sistema político español, y en el que ambos partidos se mueven, es el sistema pluripartidista. Cualquier ciudadano que desee participar en un partido político deberá cumplir unos requisitos iniciales como, afiliarse, pagar unas cuotas económicas, respetar las decisiones de la dirección del partido (y por lo tanto a sus dirigentes), colaborar con el partido cuando se le necesite y además hacer valer su opinión en los distintos órganos representativos para elegir o ser elegido dentro del partido. Me atrevo a decir que a veces no se cumplen esos requisitos y personas que ahora tienen un cargo público quieren estar por encima de los cargos orgánicos de su partido y eso no es bueno para nadie, o personas que torpedean a sus dirigentes por cuestiones baladíes para conseguir unas prebendas personales olvidando a su vez la responsabilidad que se contrae al afiliarse a un partido político. Imaginemos que un militante del PNC cuestiona a alguno de CC en las listas electorales, eso sería contranatura e incluso indecente, políticamente hablando. El caso contrario ¿por qué tiene que ser distinto?

     Dicho esto, me pregunto ¿el caso de Guía de Isora es un caso aislado? ¿es un modelo a seguir? En ese rincón de la isla de Tenerife la simbiosis política entre CC y PNC parece ser modélica, se trabaja por un objetivo y no por motivos personales, puesto que sobra decir que consiguiendo el objetivo ambas formaciones ganan. Ahora bien ¿qué tiene Guía de Isora que no tenga Granadilla, Arona, La Orotava, etc. etc.? Es posible que un denominador común entre los responsables de CC y PNC en Guía de Isora sea la amistad personal, aunque también es verdad que Ana Dorta, la candidata de CC-PNC a la alcaldía de Guía de Isora para las próximas elecciones, mantiene una amistad con los representantes del PNC en esa zona a posteriori de estar en política por lo que no puede ser el único motivo. Entre ambas formaciones no existe desconfianza, ya que en el círculo de estrechos colaboradores de la candidata de CC hay militantes del PNC. En Guía de Isora ningún miembro del PNC le ha pedido a CC un protagonismo personal y a su vez ningún dirigente de CC ha menospreciado a los militantes del PNC. ¿Esta forma de actuar puede ser un punto de partida para los escépticos de ambas formaciones?

     El PNC existe desde 1924 y ha mantenido impoluta su ideología hasta hoy, CC es más reciente pero ha sabido rentabilizar su organización, con estos datos ¿qué pasaría si ambas formaciones se unieran por un objetivo común?. El tiempo no es el mismo ahora que hace 15 ó 20 años, ahora tenemos más población foránea, más culturas foráneas, más enemigos acechando en la sombra y por este motivo no podemos malgastar las energías en desconfiar entre nacionalistas, pues cuando el momento crítico llegue quizá tengamos que lamentar, al más puro estilo de Boabdil, muchas de las actuaciones que ahora protagonizamos.

     Trabajar en equipo sin recelar del compañero, estar preparado para cuando nos necesiten y ser generosos con los que navegamos en el mismo barco es la medicina que están tomando en estos momentos CC y PNC en Guía de Isora. Si es un ejemplo a tener en cuenta o si es fruto de la pura casualidad, es el tiempo quien lo dirá.

     En mi opinión es más ventajoso mirar al frente y no a los lados para defender un programa político que llegue a todos los ciudadanos canarios, faltos entre otras cosas, de verdaderos líderes nacionalistas. Espero por el bien de Canarias que los nacionalistas lleguen a la unidad aunque para eso tengan que quedarse muchos en el camino.

Antonio Escuela Escobar

Militante del PNC desde hace 20 años

aescuela61@yahoo.es