Presentación del Libro Intrahistoria del Nacionalismo Canario

Se habla de: : 
Juan Manuel García Ramos
Categorías: 
Actos

 Nuestro Presidente Nacional, profesor universitario y escritor, D.Juan Manuel García-Ramos, presentará el próximo Viernes 19 a las 20:00 horas, en el Ateneo de la Laguna, su presente libro "Intrahistoria del Nacionalismo Canario"; quedando todos los miembros de este partido, así como simpatizantes o nacionalistas de otras formaciones, invitados al evento.

Con el propósito de hacer un recorrido histórico por los episodios que hacen pensar, en una historia del Nacionalismo Canario anterior, al origen que muchos nacionalistas le otorgamos.

Las páginas de Intrahistoria del nacionalismo canario se plantean más como el inicio de un debate en torno al asunto propuesto desde su mismo título que como cualquier suerte de conclusión sobre el particular. El autor ha puesto en orden algunas notas personales para empezar a desandar un camino que los canarios no nos hemos atrevido a transitar con la decisión debida. Este es un texto para autocorregirse y ser corregido, una obra abierta, una puesta y una apuesta en cuestión.


A continuación se reproducen la Introducción y el Epílogo de Intrahistoria del nacionalismo canario, donde se da cuenta de los propósitos del libro y de lo que se espera de tal publicación. Asimismo se incluye una pequeña nota biobibliográfica del autor.

INTRODUCCIÓN

El nacionalismo es un proceso imparable de maduración ideológica y de asunción de responsabilidades por parte de un pueblo. Es la celebración de la libertad en todo su pleno sentido. Igual que ninguna voluntad humana adulta ha de doblegarse ante otra voluntad, ningún pueblo que se respete a sí mismo ha de ser súbdito de ningún otro pueblo, aunque sí socio en pie de igualdad o compañero de viaje para acciones comunes en beneficio de todos. El nacionalismo canario, como maduración ideológica y como reclamación de responsabilidades y competencias, tiene una prehistoria y una historia, una serie de escalones donde podemos percibir la construcción progresiva de una conciencia nacional canaria en diálogo con los poderes del Estado español y, en ocasiones, con otros Estados, tal y como comprobaremos al revisar lo ocurrido con la Junta Suprema de La Laguna a principios del siglo XIX.

Una nación es una unidad organizativa capaz de articularse en lo institucional, lo económico, lo social, lo cultural… Somos islas euroafroamericanas y eso hemos de verlo al mismo tiempo como una ventaja cartográfica y como un reto a la hora de articularnos como un solo pueblo.

¿Dónde podemos localizar esa prehistoria y esa historia casi invisibles, silenciosas, del nacionalismo de nuestras islas, en qué segmentos de nuestra intrahistoria empieza a detectarse esa asunción de un hecho diferencial canario necesitado de una institucionalización, de una formulación política? ¿En qué piezas de nuestro puzzle histórico podría localizarse la emergencia de un carácter nacional identificable?

Pese a todo, esto no es una historia del nacionalismo canario ni pretende serlo. Sólo hemos querido dar nuestra versión particular de esos diversos segmentos de nuestra intrahistoria que han propiciado el despertar de una conciencia nacional canaria, y de los fracasos y relativos éxitos obtenidos en esa tarea a la hora de plantearla políticamente. Una nación siempre es una narración de hechos que la conforman, la justifican y la legitiman.

EPÍLOGO

Pese a que desde todas las fuerzas políticas canarias que se reconocen como nacionalistas se invoca, con más frecuencia que sincera voluntad, la necesaria unidad de acción y organización, esas aspiraciones no llegan a concretarse por ahora.

El nacionalismo canario es una reacción desde dentro (ya está bien de pleitos y desuniones) y hacia fuera (ya está bien de ser tratados como una comunidad de segunda clase y de ahogar nuestras iniciativas), pero perseveran en él los personalismos y las tribalidades insulares a la hora de llegar a acuerdos internos que fortalezcan la oferta nacionalista ante la competencia de los partidos estatales españoles en el Archipiélago.

El pasado, que hemos intentado recorrer, está para aprender de él, pero un destino invariable parece gravitar sobre todo intento de unidad de acción política en lo que concierne a la organización del movimiento nacionalista canario dándole coherencia ideológica y estructuras orgánicas con continuidad en el tiempo. Quizá estas páginas nos sirvan para activar otros reflejos menos negativos y para animarnos a no cometer los viejos y reiterados errores; en ellas hemos podido comprobar que estas Islas han estado siempre buscando su propia personalidad, una manera de articularse como un solo pueblo en marcha: unas instituciones, una economía, una cultura, una manera de ser y de dialogar con otros pueblos.

Tres siglos como islas de señorío, por un lado, y como islas realengas, por otro; más de un siglo de disputa capitalina; medio siglo de rivalidad provincial y apenas treinta años con un estatuto en vigor, con reformas incluidas y nunca suficientes.

Casi todo ha estado en contra de una reconciliación de objetivos comunes, pero una corriente subterránea de unidad   -acaso esa intrahistoria del nacionalismo canario a la que hemos querido acercarnos- no ha dejado de fluir a lo largo de esos mismos siglos de distancias e incomprensiones recíprocas.

A esa unidad van dedicadas las presentes reflexiones.

¿QUÉ ES INTRAHISTORIA DEL NACIONALISMO CANARIO?

¿En qué sentido podemos hablar de un hecho diferencial canario? ¿En qué ámbitos de nuestra vida política, económica, social o cultural se localizan esos rasgos que nos definen como un pueblo singular?: ¿En haber disfrutado, desde el siglo XV hasta nuestros días, de un régimen fiscal excepcional y ventajoso con respecto a otros territorios del Estado español, en proceder de un pueblo indígena que, según Viera y Clavijo, ya estaba conformado como «un cuerpo de nación original», en haber pensado, durante la ocupación francesa de España, en vincularnos a estructuras estatales o paraestatales distintas a la española, como sucedió en el seno de la Junta Suprema de La Laguna, en haber dependido durante decenios de una economía ajena a la española, como fue la etapa conocida como Canary Islands, que transcurrió desde 1884 hasta 1936, en haber alentado desde fines del siglo XIX  movimientos nacionalistas y en haber participado de ellos, en ser una de las últimas pertenencias del viejo imperio español, en haber forjado y haber formado parte de la cultura insular atlántica que nos define ante otros pueblos del mundo?

A estas y a otras muchas preguntas, intentamos responder desde las páginas de Intrahistoria del nacionalismo canario.

EL AUTOR

Juan-Manuel García Ramos es escritor, catedrático de Filología Española de la Universidad de La Laguna y académico de número de la Academia Canaria de la Lengua.

Desde 1999 es presidente nacional del Partido Nacionalista Canario.

A lo largo de 2008 ha publicado El Inglés. Epílogo en Tombuctú (Artemisa Ediciones), segunda edición de una de sus novelas,  El narrador y otros ensayos (Edición Ka) y Antes de la literatura (Artemisa Ediciones).

También en 2008 han aparecido trabajos suyos en las revistas Cuadernos Hispanoamericanos, Revista de Occidente y en el portal del Centro Virtual Cervantes.

Durante su etapa de consejero de Educación y Cultura del Gobierno de Canarias fundó y dirigió la colección Biblioteca Básica Canaria por la que recibió en México, en 1997, el Premio Internacional José Vasconcelos.

En el año 2006 le fue concedido el Premio Canarias de Literatura en reconocimiento a toda su trayectoria profesional.